miércoles, 24 de julio de 2013

Reseña "la biblioteca de los libros vacios" de Jordi Sierra I Fabra

Autor: Jordi Sierra I Fabra
Editorial: Algar. Colección Calcetín.
Páginas: 148
Género: (?)
Edad: +9

SINOPSIS
En un pueblo apacible y tranquilo se produce un extraño fenómeno: a los libros de la biblioteca se les caen todas las letras. ¿Por qué? ¿Cuál es el misterio? Un hombre sabio descubre la verdad: incultura. En el pueblo nadie lee. Pero mientras crece el miedo y nadie se explica el insólito acontecimiento, los niños del pueblo descubrirán algo aún más importante, que marcará su futuro para siempre.


OPINIÓN
En general, el libro no esta mal, pero no es nada de otro mundo. Jordi Sierra nos pone de telón de fondo un pueblo pequeño en el culo del mundo con poca gente culta. Es más, nadie es culto. Y como si de lo más normal del mundo se tratará, las letras de los libros de su preciada y mal aprovechada biblioteca, se esfuman. Se quedan tiradas y olvidadas en el suelo, sin ningún quehacer más que el de no hacer nada. A partir de ahí empieza la trama, sin lugar a dudas, entretenida y original. Es el libro perfecto para que los niños lean o para pasar el rato entretenido, pero le falta sustancia. Le falta acción y un poco de madurez. Curioseando y refrescando un poco la memoria sobre la obra (hace más de un año que la leí), he visto que en los proyectos de lecturas de los colegios se lo suelen mandar leer y hacer su resumen a alumnos de la ESO. Entonces si que lo he visto infantil. Es decir, para un alumno de trece años (esa es la edad que yo tengo, o sea que hablo desde mi punto de vista) esta es la clase de libros que vemos y dejamos tirado en una esquina, solo al ver la portada.
Se lee rápido, de acuerdo, pero no hay acción, no hay intriga, los personajes presentan, o bien el tópico de catetos de pueblo, o son niños completamente vulgares y aburridos, con poca imaginación. La forma en la que está narrada a veces me hace sentir que va dirigido a niños de ocho años, y sinceramente, cualquier niño de esa edad podría entender la historia, e incluso disfrutarla más que nosotros. Por eso creo que es un libro para repartir entre alumnos de cuarto de primaria, y a los de la ESO repartirnos libros más maduros, que nos enseñen valores más acorde a nuestra edad, nos preparen para la vida y sus trampas y nos ayuden a no caer en ellas. De este autor, por ejemplo, un buen título para darnos sería "campos de fresas". Algo serio, por favor.
Pero no todo son pegas, es un libro perfecto para ese niño de ocho años que no lee ni a patadas, para que de sus primeros pasos en el mundo de las letras y ya siga ese camino solo. Es un buen libro para sentirse atraido por la lectura, sin caer en los clásicos. Porque os aseguro que como caigais en el engaño de darle un Don Quijote contado a los niños a un crío, os lo cargais para toda la vida. La biblioteca de los libros vacios se entiende bien, es rápido de leer y muestra una serie de personajes que muestran el perfil perfecto de como no se debe ser de adulto. También empuja a que los niños se sientan atraidos a escribir, yo que sé, una historia de magia, de carreras de coches, de vaqueros y demás historias que ellos pueden inventar.
Los personajes más relevantes son los niños, que, como ya os he dicho, son completamente insulsos, inutiles y faltos de imaginación. No tienen un don especial ni nada de eso. Lo cual, a su vez, tiene su parte positiva y su parte negativa, pero eso ya lo descubrís vosotros solos. Pero con el paso de los capítulos eso cambia y los niños encuentran el modo de arreglar los libros vacios para que ya no estén tan vacios y contengan SUS historias.
El libro también tiene su parte humorística, que yo más que humorística la he visto irónica, pero bueno. Deja ver adultos tontos de bote, incapaces de ver lo que no se encuentra delante de sus narices, a los cuales hasta sus hijos le ganan en cultura. Seguro que algunos de ellos os recuerdan a alguien. También tiene sus frases "jiji" "jaja" y poco más.
Pero si hay algo por lo que esta historia merece la pena en nuestra vida, es en sus valores, en la moraleja que enseña: Tanta tecnología, en vez de hacernos avanzar, nos retrasa más y más. Y no debe ser así. Las máquinas fueron inventadas para ayudarnos, no para hacerlo todo. Los ordenadores guardan información, pero eso no debe hacer que nos despreocupemos y durmamos a la bartola con la cabeza más vacia que una piscina en invierno. La tecnología es buena, siempre que sepamos utilizarla. Debemos avanzar sin dejar las viejas costumbre, si dejamos los libros dejaremos la fuente principal de todo el conocimiento que poco a poco nuestros anteriores habían logrado esculpir en papel. En resumen: nos estamos volviendo estupidos, asi que tenemos que coger más los libros, que por uno de vez en cuando nadie se muere.

PUNTUACIÓN:
6/10

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola^^ Entiendo que tu comentario es una pregunta, aunque no le hayas puesto por algún motivos signos de interrogación. La respuesta es fácil: porque no le da la gana. Igual que a nosotros. ¿Por qué tu vecino de 12 años está todo el día abtraido en un videojuego y no lee? Pues yo que sé, el sabrá. No le gustará leer, no tendrá tiempo, o le parecera más interesante la DS, la Playstation o la tele. Al fin y al cabo, no es tan raro que pase en un libro, si ya esta empezando a pasar en la realidad ¿Quien sabe si nuestro futuro no se trata de eso: caer en la más absoluta ignorancia? Solo nosotros podemos cambiar esta situación. Supongo que nuestro autor estaría pensando en eso cuando escribio la historia ¿no?
      Dudo haber resuelto tu duda (o quizá si lo he hecho, quien sabe) pero no puedo darte más que mi opinión, debido a que en el libro no explica porque el pueblo deja de leer los libros.
      Un besote y espero que te pases por aquí en más ocasiones, eres bienvenida^^

      P.D: Siento haber tardado en responderte, es que me he ido de campamento y no me he podido meter a internet:$

      Eliminar