lunes, 1 de mayo de 2017

Reseña "Todos deberíamos ser feministas" de Chimamanda Ngozi Adichie

Título: Todos deberíamos ser feministas
Autora: Chimamanda Ngozi Adichie
Editorial: Literatura random house
Páginas: 64
Precio: 4,90 euros
Género: Ensayo
ISBN: 9788439730484


SINOPSIS

Un libro que recoge el trascendental y emblemático discurso que dio la autora en su TEDx Talk sobre lo que significa ser feminista en el siglo XXI.
Ser feminista no es solo cosa de mujeres. Chimamanda Ngozi Adichie lo demuestra en este elocuente y perspicaz texto, en el que nos brinda una definición singular de lo que significa ser feminista en el siglo XXI. Con un estilo claro y directo, y sin dejar de lado el humor, esta carismática autora explora el papel de la mujer actual y apunta ideas para hacer de este mundo un lugar más justo.
«Hoy me gustaría pedir que empecemos a soñar con un plan para un mundo distinto. Un mundo más justo. Un mundo de hombres y mujeres más felices y más honestos consigo mismos. Y esta es la forma de empezar: tenemos que criar a nuestras hijas de otra forma. Y también a nuestros hijos.»

OPINIÓN
Voy a empezar dejando claro que esta "reseña" realmente no va a ser una reseña como tal, puesto que este es un libro muy diferente a los libros de los que suelo hablar en este blog. Este libro es la transcripción de una charla de la feminista nigeriana Chimamando Ngozi Adichie en una conferencia de hace unos años, en la que habla de, como no, feminismo. No es una historia ni un libro de poemas, es una reflexión en toda regla de la situación de la mujer en el mundo en el siglo XXI, y como tal reflexión que es no es algo que yo pueda puntuar -como sí hago cuando hablo de cualquier otro libro-, pero sí es algo que puedo aplaudir. Y que hago hasta tener las palmas de las manos en carne viva.
No me voy a extender demasiado, porque a veces con pocas palabras se puede expresar muchísimo más que extendiéndose en un tema durante horas y horas, como demuestra este libro: en unas míseras 64 páginas y la letra muy grande, es capaz de expresar más que cualquier ensayo de cientos de páginas. Como he dicho, la autora habla del feminismo. Primero, lo explica. Sin condescendencia, sin menospreciarte por no saber lo que realmente es, sin hacerte sentir culpable por tu ignorancia. Te lo explica sabiendo que es una palabra que no llega a todos los rincones, una palabra que mucha gente no se moleta en explicar a los niños, una palabra que has podido oír puesta en un contexto erróneo. Y te dice que el feminismo es igualdad de géneros y es libertad para la mujer. Y, segundo, te explica por qué necesitamos el feminismo. Por qué debes ser feminista. La autora -y, en verdad, todos nosotros- se ha encontrado en su alrededor, sin necesidad de irse muy lejos, cientos de casos de machismo, algunos sutiles y otros mucho más obvios, y nos habla de alguno de ellos y cuál es la repercusión real que tienen en la sociedad estos comportamientos. Las mujeres pueden trabajar dentro de casa, fuera de ella o en ambos lugares, mientras lo elijan libremente, pero esa no es la realidad para la mayoría, puesto que vivimos en una sociedad que intenta anular la capacidad de la mujer que menos le interesa que tenga al hombre. A las mujeres se las ha enseñado a ser sumisas, a no alzar su voz, a obedecer, a no demostrar ningún tipo de agresividad o, en general, carácter. A las mujeres se las hace creer que no pueden ser líderes. Se les dice como vestir. Se les dice de qué temas hablar. Para las mujeres, la virginidad parece que tiene que ser un tesoro; para los hombres, un lastre. Y eso es sexismo. La desigualdad salarial, el abuso sexual y el maltrato de género, entre muchos otros problemas, son horribles consecuencias de los prejuicios que tenemos, de las falsas creencias implantadas que portamos, creencias como que las diferencias biológicas entre hombres y mujeres -que existen- son excusas validas para justificar la diferencia social, económica y cultural -que no debería existir- entre estos.
Chimamanda es realista: hemos avanzado, pero no lo suficiente. Queda mucho por hacer. Pero se superarán todos los obstáculos, y el primer obstáculo a superar es la palabra feminista en tono despectivo que se implanta en los labios de la gente que no cree o no quiere creer que es algo bueno. Si te dicen eres feminista (o aliado feminista) da igual el tono que usen, la cara que pongan o la intención con que lo digan, tú contestarás gracias, porque te están llamando luchadora o luchador.
Recomiendo este libro porque es uno de esos libros que todo el mundo debería leer. Tenemos muy obstruida la vena de la empatía y seguimos intentando negar la existencia de algo que ahoga a muchas personas día a día, así que es agradable y muy necesario libros como este. Dadle una oportunidad y no os arrepentiréis.

1 comentario:

  1. Tanto el tema del libro como tu visión me han gustado mucho, la igualdad de género es algo que hay que inculcar a las personas desde temprana edad y concienciarles de ello. Al ser un ensayo, es difícil poder "reseñar" este libro, pero lo has hecho muy muy bien.
    Espero poder leerlo pronto.
    Un beso desde "Martabooks"

    ResponderEliminar